domingo, 26 de mayo de 2013

Deporte y descanso

Hay muchos estudios al respecto. Todos coinciden en la importancia de un buen descanso. Es una parte fundamental en la vida del deportista. Es tan importante como el propio entrenamiento. Un buen descanso debe reunir cantidad y calidad. De lo primero cada uno debe ser consciente de la dosis necesaria, respecto a la calidad hay muchos factores que influyen. 
Cuando madrugo para acudir al trabajo procuro hacerlo de una forma silenciosa para no perturbar el merecido y necesario descanso del resto de mi familia. Llego a tal punto que muchas veces no dejo que suene el despertador, soy capaz de vestirme a oscuras y puedo presumir que en la mayoría de las ocasiones mi querida esposa no se percata de mi marcha. Cosa que hago con  la satisfacción de saber que no he interrumpido el descanso familiar. 
Todo sucede bien distinto cuando es mi querida esposa la que se levanta primero. A ella le gusta poner el despertador media hora antes de la señalada y cuando suena por primera vez se solaza y disfruta sobremanera del consuelo que da saber que aún le quedan unos minutos de ese agradable estado de sopor en el que se funden el mundo real y el de los sueños.  Mientras, ese invento del diablo no para de lanzar su soniquete cada cinco minutos. Me gustaría poder disfrutar este periodo como lo hace ella pero desde que suena  por primera vez no veo llegar la hora en que un día acuda el Exterminador  de Despertadores y lo aniquile, no sin antes haberle realizado todo tipo de torturas. 
Mi querida esposa cree que para estar bien despierta no hay nada como un buen paseo matutino. Sin él no es persona y entonces dedica los siguientes diez minutos a subir y bajar por la escalera de casa. Si no lo hace un mínimo de siete veces piensa que se puede acabar el mundo.  Tras su paseo comienza una extraña tabla de ejercicios consistentes por lo general en abrir y cerrar las puertas correderas de los armarios con la excusa de buscar ropa. Esto le lleva  otros diez minutos.  Se puede pensar que hacer los mismos ejercicios a diario puede llegar a aburrir. Para nada. No he conocido a nadie que disfrute tanto con una puerta como mi querida esposa. Se podría haber ganado la vida de forma muy satisfactoria como portera. Mi espíritu se llena de dicha cuando la contemplo frente al armario abriendo una puerta para volverla a cerrar al instante mientras se dirige a la otra y repite la operación. Si hay un cielo en la otra vida seguro que está lleno de armarios empotrados con sus puertas correderas esperándola. Para tomar aire y contemplar su obra suele hacer pequeñas paradas sentándose a los pies de nuestra cama e indefectiblemente sobre los míos. Tenemos una cama de 1'50 pero yo soy muy nervioso, o eso me asegura ella, porque en cuanto ve un espacio libre e intenta tomar asiento mi pie se desplaza raudo hacia el lugar donde va a asentar sus posaderas y lanza un ¡uy! sorprendida. Tengo la absoluta convicción de que en el supuesto de que yo adquiriese la capacidad de poner  cada pie en un extremo de la cama, no sé cómo pero se las arreglaría para sentarse sobre ambos. 

A continuación llega el momento de preparar el desayuno. Asegura que es de desayunos frugales: un café con leche con unas pocas galletas; cuando desayunamos juntos puedo aseverar que es así. Pero el trajín que se desarrolla abajo en la cocina me lleva a pensar en los comedores sociales. El estado en el que queda la cocina podría servir de ejemplo como escena de un crimen. Ya no digo nada cuando prepara una tortilla de patata: hace un despliegue y un despilfarro de utensilios que el responsable del ágape de la boda de Beatriz de Holanda quedaría psicológicamente hecho unos zorros.  El acto de desayunar nos puede llevar a pensar en un tiempo de silenciosa y firme labor. Nada más lejos de la realidad. Como no tenemos perro le gusta sacar a pasear las sillas y banquetas por la parte baja de la casa mientras da sorbos a su café con leche.  Siempre digo que le encanta redecorar y redistribuir la cocina a diario. 
Posterior al desayuno llega la higiene bucal. He intentado en infinidad de ocasiones con ayuda de material acústico llegar al tono y al volumen de un buen cepillado dental de mi mujer sin obtener resultados significativos. 
A continuación se calza sus tacones y disfruta de un nuevo paseo por la vivienda. Le gusta recorrer todas las estancias sin discriminar ninguna con la excusa de buscar el bolso marrón unos días o las llaves de casa otros, cuando no, el coletero verde. Conforme la hora se le va echando encima los pasos se van haciendo más audibles si cabe y más rápidos.
Ya muy sigilosa se acerca a la cama en la que están mis restos y da un beso de despedida a mis despojos mientras me desea con susurros que tenga un buen día, todo ello con mucha sutileza para no despertarme.  
Vuelve a bajar las escaleras con los tacones, en este punto los vecinos descuelgan el teléfono para avisar a la GC.
El colofón final nos lo brinda a toda la calle cuando cierra la puerta. Ella sale, se gira y ase el pomo de la misma con ambas manos, flexiona las rodillas para conseguir un buen sustento en el tren inferior y coge carrerilla mental mientras balancea los brazos: a la de una, a la de dos y .... BOOM!!!!!
Muchos de mis vecinos salen insomnes a los balcones para aplaudir, vitoreando y enarbolando pañuelos blancos, a la vez que ella vuelve a abrir la puerta por que se le ha olvidado la cartera.
Otro paseo por la casa, cajones, puertas, prisas, mientras se asoma a la habitación y observa algo que recuerda a un  humanoide con mi pijama y tiene los ojos inyectados en sangre. Sonriendo le dice: -Buenos días. Ya estás despierto. Has visto mi cartera? 
La encuentra y se dirige a la puerta para realizar un nuevo ritual. Agarro el picaporte desde el interior y digo: -Ya cierro yo- a la vez que pienso con pavor en las sociedades polígamas. Luego llamo al seguro para reparar los cristales rotos por la onda expansiva y me dedico a recoger los restos del pantagruélico desayuno.  Señor. ¡Llévame pronto!

No hay comentarios: