lunes, 3 de marzo de 2014

Media Maratón Salamanca

"Salamanca. 2 de marzo año 2014. Estamos en la zona de salida de una prueba deportiva: La Media Maratón de la ciudad. 
Hoy presentamos el insólito caso del inodoro portátil que olía bien. Es más, tenía papel higiénico. Como lo oís: ¡papel higiénico!
¿Qué o quién es el responsable de estos artefactos impolutos? Para ayudarnos a esclarecer este misterio nos acompañará el Doctor Jiménez del Oso.  Bienvenidos una semana más a Cuarto Milenio. Comenzamos."

Como testigo de esto quiero que quede constancia de que siempre he sido muy escéptico ante estos casos extraños que se llevan al límite para exponerlos como algo sobrenatural. Donde los demás ven caras en las paredes de las casas de Bélmez yo solo veo humedades dejadas de la mano de Dios por no dar parte al seguro a tiempo.  
Os puedo asegurar que estos WC olían bien; no tenían ni una sola gota de orín en el suelo; los restos de heces brillaban por su ausencia; en el agujero maldito se podía divisar su suelo sin miedo a la arcada. Y sí: ¡Había papel! Ya, durante la celebración de la prueba, llegué a oír que una fémina se atrevió incluso a sentarse sin temor a salir con unos chancros o una cistitis. 
¿Existe la vida más allá del quirófano? ¿Puede ser el responsable el cambio climático? 

Todo era fantástico y para ponerle una guinda al pastel yo estrenaba zapatillas, unas ASICS de triatlón, las Noosa, con ese olor impagable a nuevas. 



En la salida, algo que se está poniendo de moda: cuenta atrás coreada por todos mientras suena potente el "Highway to hell", y, aunque emocionante, ¿para cuándo un Paquito el Chocolatero? Ya veo a todos agarrados: ¡Eh, Eh!,  ¡Eh, Eh!, ¡Eh, Eh!

Salí, como siempre, con la intención de ir a 4'30, pero haciendo los primeros 5k a 4'. Iba con Fernando y detrás de un sujeto-momia. Éste estaba recubierto de estos vendajes modernos de color azul y rosa, salvo codos y región  poplítea. Daba grima su contemplación. Si necesitaba de tantos cuidados, quizás lo más sensato hubiera sido no tomar la salida y si eran ganas de llamar la atención yo hubiera optado por un vestido de fallera mayor, mucho más discreto a la par que elegante. En el fondo creo que todos sus dolores se hubieran sanado con una simple tirita, eso sí, de Caillou, como las que le pongo al crío. 

Pasaban los kilómetros e íbamos asentándonos en ese ritmo más rápido de lo esperado. Como dirían dos adolescentes ante una caja de preservativos:" Yes, we can". 

Hacia la mitad de la prueba comienza lo duro: continuas subidas que se suceden hasta el final. Los ritmos se van haciendo más lentos pero dentro de la normalidad. A este paso, salvo hecatombe,  acabamos en hora y media. 
La cosa se complica con las cuestas y para colmo el aire se deja notar. Iker Jiménez tiene que dedicar un programa al anticiclón de las Azores de forma inmediata: "¿Existió realmente?, ¿Fue abducido por una civilización extraterrestre superior? ¿Tiene algo que ver la Agencia Estatal Americana? ¿Su desaparición/secuestro es un complot orquestado por la industria de rodillos para ciclismo indoor? 

Poco a poco y superando dificultades y algún momento delicado el arco de meta se va haciendo más grande. Apenas disponemos de unos segundos para bajar de la hora y media. 
Lo conseguimos. Nos sobran apenas 20". No era un recorrido para hacer tiempo pero nos ha salido muy bien. 

Me voy hacia el pabellón, me siento en el suelo y desabrocho los cordones de las ASICS. Aprovecho para hacer unas aspiraciones rápidas del olor a nuevas antes de que el olor de mis pies gane la batalla.  Me recuerda a mi infancia. Es extraordinario cómo se conectan los sentidos con la memoria.

Ducha rápida. Encuentro con los demás Tripis: Fernando y  Luis Ángel porque Sergio no aparece. Se queda sin pincho, sin cerveza y sin "tendencias". Para eso ya está Luciano. 


Al marchar volvemos a pasar por el WC portátil. Han pasado unas horas y probablemente unos cientos de visitadores. La curiosidad me llama ¿Cómo será ahora su interior? Prefiero quedarme con esa imagen idílica. La de un agujero limpio. 

No hay comentarios: