domingo, 17 de agosto de 2014

Desafrío Castilla y León

Como comentábamos Javi Gutiérrez y yo en el box: "Teniendo el puente de la Constitución ahí al lado, en diciembre, ¿cómo se les ocurre montar un triatlón en agosto?” Inconscientes. ¡8 grados a la hora H! A las 8 a.m.  
De camino al box, medio adormilado, me topé con una foca monje que me pedía la chupa. ¡Antes muerto! La amenacé con convertirla en un palé de botes de grasa para el calzado y huyó despavorida. 

Mientras dejamos los enseres miramos esperanzados al horizonte esperando que asomara el astro rey para que nos mandara unos rayitos de luz, nos daba igual que fueran ultravioletas, láseres o radiactivos. Parecíamos el final de la película "Amanece que no es poco". Sólo faltaba un Guardia Civil disparando a este sindios




Qué calorcito con neopreno.





Cámara de llamadas y ... al agua. Comienza el tiroteo. A lo nuestro que es el plomo. 225 salvajes pegando tiros. Intentando apaciguar los ánimos, antes de la salida y emulando a la Faraona, advertí al resto: "Si me queréis: Irse." Nada. Ni puñetero caso. Como respuesta, el salvaje que tenía al lado me regaló un buen pestorejo a las primeras de cambio. ¡Ay! Yo intento hacerles hombres de provecho pero ellos se empeñan en ser unos cenutrios, en fin. 



Ya nadie se acuerda del frío. 1'9 kilómetros de "swim". Vamos avanzando y yo voy a lo mío: contar brazadas para engañar al cansancio. 100 brazadas hasta el barco. Otras 100 hasta el giro. 100 más hasta... me ahorró el esfuerzo de contar brazadas un bestia que me pasó por encima. Esta hijaputa es la foca monje buscando venganza, me dije. "-¿A quién vas a convertir en grasa, Superman?" Parecía como si se me hubiera caído el techo encima, como en los hospitales de no sé dónde.

¡En qué manos estamos? Me imagino a uno de esos pacientes comentando con sus familiares la consulta del oncólogo: "-Coño, pues lo llevas muy bien. Esa es la actitud. Da gusto ver cómo te lo has tomado." "-No te creas. No te creas. Cuando el médico me informó de la existencia de un tumor en mi colon, se me vino el mundo encima. De verdad."  

Quedé totalmente desorientado así que me paré, miré a un lado, a otro y me dije: "¿Cómo era eso? Asia a un lado, al otro Europa y allá a su frente Estambul. Ya está, deja de hacer el imbécil y sigue a cualquiera de los 225."  

Salgo del agua y vuelta al frío. Yo que no uso abrigos ni en enero, me monto en la bici, 90 Kms bike, y me pongo un malliot por si acaso. 

Me vino muy bien al principio, todo hay que decirlo, pero a partir de la segunda vuelta (eran tres), me sobraba. Como debo ser el único de los 225 salvajes que no sabe andar sin manos tuve que ir con él puesto los 90 Kms. ¡Cómo se reía la gente! Hasta un tío serio como Pedrito Hervás comentaba a mi paso algo sobre la nueva  temporada en americanas, parkas y prendas térmicas en El Corte Inglés. Al menos tuvo la decencia de no hacerlo con el micro abierto. Por cierto, enhorabuena Pedro. Lo hiciste muy bien. 
La gente del pueblo, cuando veía a uno de rosa decía: "-Ese es Juan Luis."  En seguida alguien aclaraba: "-Que no seas bruto. Que salió con la chamarra." Me pasé la bici bebiendo agua y tomando geles para combatir la caló. Y geles. Y geles. 

Qué calorcito con el maillot

Acabo. Llego al box y me quito el malliot. ¡Gracias, Señor! Ya sólo voy con el mono.  Sé que he perdido peso. Mis partes han quedado anestesiadas. El pequeño JL no ha sufrido en exceso pero los gemelos.... No sé si alguna vez volveré a tener un escroto distendido. 

Comienzo la carrera, 21 kms run, y nada más salir hay un avituallamiento. Muchos vecinos del pueblo de este mundillo están ofreciendo agua, isotónicos y, cómo no, geles. Eran cuatro vueltas y pasábamos dos veces por aquí, así que para no hacer feos a nadie una vez cogía geles a Luciano, otra agua a Kiko, isotonico a Julibel, fruta a Perero, esponjas a Patricia, a Mario,....

¡Qué largos se hacen los 21 kms!  En un maratón la sensación de agotamiento suelo aparecer sobre el km 35, cuando sólo faltan 7, pero es que aquí estuve 15 kms de guerra psicológica de anda un poco; ni se te ocurra; que nadie te ve, tonto; acabas corriendo, sí o sí, aunque vayas a 6' el mil




No llevé mal ritmo pero no veía la hora de pasar por la meta. Todo ello mientras me cruzaba con el resto de Tripis por el circuito de ida y vuelta. Al principio sonrisas y ánimos para más tarde ser sólo nombres: Fernando, Miguel Ángel, Nacho, Javi Rollón, Aparicio, Carlos Merino, Víctor "Leónidas" (enhorabuena), Víctor Muñoz, Javi Gutiérrez, Manu, Ángel, Jorge, Ruslan, creo que no olvido ninguno. 

Otros cuantos Tripis se hicieron fuertes en la terraza del bar de la piscina y se lo estaban pasando en grande, sentados con sus cervecitas.  Parece que no les gustó que me quitara el malliot. No se les veía igual de felices. Sonreían y animaban, sí, pero habían perdido esa chispilla. 

Más kms, más geles. Esto no se acaba nunca. Una vuelta más. Llevo 16 kms. Anda un poquito; no lo hagas; hazlo, si hay muchos que están andando;... y en éstas estaba,  que me encontré con mi hijo de la mano para entrar en meta. Eso sí, le tuve que advertir: "-Pablo, con conocimiento, que no estoy para muchos trotes". 


Soy Fínife
Pues terminé con éxito el objetivo de la temporada, un medio Iron Man. Qué alegría allá por el mes de abril cuando Luis (enhorabuena por la prueba), me comunicaba que había sorteado una plaza para alguien del club y yo había salido agraciado. ¡Ay! ¿Cuántas veces me habrán venido a la cabeza durante los 21 kms de carrera a pie las diferentes formas de deshacerse de un cadáver? 

He estado cinco horas y cuarto como una partícula de Heisenberg: sin saber simultáneamente dónde estoy y qué velocidad llevo. 

Ya en casa me ducho, nada de gel. Champú. No quiero saber de geles nunca más. Me seco y cojo la Tanita. He perdido un kilo y medio. Se lo digo a María José. "-No te preocupes que no pasa nada". Sólo espero que los colombianos se lo tomen igual de bien. 


Me voy a echar la siesta. Despertadme si se acaba el mundo.

No hay comentarios: